Buscar en Gazafatonario IT

Cargando...

miércoles, julio 16, 2014

Certificar un proveedor como Ágil o de la 'Agile Certified Provider Alliance'

Generalmente ganamos la confianza de aquéllos en quienes ponemos la nuestra.” [Tito Livio]
Certificar un proveedor como Ágil o de la Agile Certified Provider Alliance
Hace algunos días, nuestro colega Jorge Abad decía en un mensaje a la Comunidad de Ágiles Latinoamérica:
Me hacen esta pregunta desde una empresa del estado que realiza grandes contrataciones de proveedores: ¿Existe una lista de chequeo estándar para validar si una empresa es ágil y usa las prácticas de ingeniería adecuadas para ágil?
Al margen de que sea o no una empresa del estado, la pregunta tiene su truco. En cualquier caso, esta fue mi respuesta a Jorge:

Watts Humphrey, el padre de CMMI, decía que certificarse CMMI 5 significaba que tu siguiente proyecto iba a ser exitoso. Él no decía nada de los demás proyectos. Es natural, la organización recién certificada “respiraba” CMMI, calidad, procesos, productividad y motivación, algunos de los elementos clave para el éxito de los proyectos.

¿Pero y los demás proyectos, los que siguen a continuación de ese?

Igual sucede con Ágil. Aun si el cliente visita al proveedor potencial, este último le puede demostrar a aquel (¡a no ser que sea una visita sorpresa!), que es Ágil.

¿Pero y los demás proyectos? [Acá entre nos, no existe ninguna posibilidad de que una lista de chequeo sirva para probar que un proveedor es ágil. Existen listas como esta de Henrik Kniberg (http://goo.gl/QnQUN), una herramienta para evaluar una implementación de Scrum, tratar de encontrar algo más allá es una utopía.]

Quienes hemos navegado por los vericuetos, a veces inescrutables, de las certificaciones de todo tipo, que nos proclaman como los poseedores del vasto poder del conocimiento y la experiencia, sabemos que eso no es suficiente y que, en muchos casos, eso no garantiza el éxito. Sobre todo, en nuestras economías tercermundistas, con nuestra idiosincrasia, con nuestra forma de ver el universo.

¿Qué vale entonces?

¡La confianza!

Aun una entidad del gobierno, debe dar el salto y modificar su “modus vivendi” (Sí, lo sé, no es fácil –pero igual, aun una entidad del gobierno debe saber que “ser ágil no es solo cosa de sus proveedores”, la organización también debe transformarse), para que pueda ser capaz de hacer pilotos, evaluar los resultados y luego sí, ajustar con el probable proveedor o desecharlo de una vez por todas y para siempre, condenarlo a 100 años de soledad, esa fatídica maldición de los que no tienen una segunda oportunidad sobre la tierra.

Incluso quizás unos cuantos sprints no serán suficientes. Más aun, ¿cómo comprobar al final de varios proyectos si tu proveedor es ágil? ¿Acaso es posible probar que parte del equipo no es ágil (el equipo de desarrollo –del Proveedor) y parte sí (acaso el Dueño de Producto y quizás el Scrum Master –del Cliente)?

Estaba reflexionando con toda esta perorata y mi conclusión es que no es posible, al menos no tiene mucho sentido que este cliente del estado, o cualquier otra empresa privada o de gobierno, evalúe si un proveedor es ágil.

Quizás el proveedor sí es ágil, pero cuando se junte con el cliente deje de serlo.
Quizás no lo es, pero cuando se junte con el cliente aprenda a serlo.
Quizás sí lo es y cuando se junte con el cliente, siga siéndolo.

En fin, las posibilidades son variadas.

¡Estamos de vuelta en la Confianza! Martín Alaimo, dice en su libro “Equipos #MásProductivos”, citando a su vez a Gorerg Simmel, que “La confianza es una hipótesis sobre la conducta futura del otro” y más adelante él mismo dice: “La confianza que inspiro en otros sobre mí, la construyo y la sostengo a través de mis acciones.”

Algunos miembros de la Comunidad le respondieron a Abad que era una cuestión de “feeling”. Yo, por ejemplo, tuve varias novias (2 al menos) antes de quedarme con quien es mi esposa, no era la más bonita pero sí la que más confianza me generó. Y eso, mi estimado Jorge, no se consigue con una lista de chequeo ni con una visita a casa de los padres de la novia. ¿Quién sabe? Quizás mañana me divorcie.