Buscar en Gazafatonario IT

Mostrando las entradas con la etiqueta BABOK. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta BABOK. Mostrar todas las entradas

jueves, octubre 11, 2012

Los casos de abuso o de cómo hacer un mal uso de los casos de uso


Este fue un estudio de hace unos 5 años. Los resultados los publiqué entonces internamente como la Lectura Fundamental 13, que nunca vio la luz en este Gazafatonario. Solo ahora, revisando los temas que incluiré en mi próximo libro, decidí hacerlos público abiertamente como ustedes los han estado leyendo.
No obstante el tiempo que ha pasado desde entonces, el resultado de mi observación es que seguimos cometiendo estos errores incontables veces. Por eso no quise esperar a que el libro estuviera publicado.
Lo primero que se deriva de este análisis es que los casos de uso no son el único instrumento para especificar requisitos de software, algo que he llamado en otras instancias “el arquetipo de los envoltorios heterogéneos”.
Pero antes de ir a la conclusión de este estudio, revisemos los abusos que estamos cometiendo:
Caso de Abuso
Impacto en la Calidad
Alto
Bajo
Medio
Medio
Medio
Alto
Bajo
Alto
Bajo
Alto
Alto
Medio
Hay muchos más: el problema es mucho más grave cuando no hay el entrenamiento y acompañamiento que todo Analista o Ingeniero novel necesita cuando emprende el viaje hacia lo que significa identificar, documentar, organizar y administrar requisitos de software.
Para No Cometer Más Abusos
En general, las personas creemos que el mejor proceso de aprendizaje es la lectura. Si bien es cierto que leer es fundamental, sobre todo en las etapas tempranas de la carrera de un buen profesional, pienso que la forma principal de aprendizaje es la introspección. Leer siempre ayuda, especialmente porque puede hacernos reflexionar sobre puntos que no habíamos analizado previamente, pero la mejoría como Analista de Requisitos en particular y como Ingeniero de Software en general, más allá de un ingeniero primitivo que hace su trabajo con las prácticas regulares transmitidas por instructores académicos que muchas veces nunca han estado en un proyecto de construcción de software, empieza siempre por el análisis profundo de cada situación. Conocer nuestras debilidades y saber por qué estamos haciendo en cada situación lo que estamos haciendo, es lo que nos acabará convirtiendo en mejores profesionales. Y para eso, aprender de los propios errores es algo esencial, tratando de evitar automatismos que pueden repercutir negativamente en nuestra profesión.
En particular, recomiendo leer a Cockburn [11] de quien ya he repetido es uno de los mejores autores de temas relacionados con la materia que nos ocupa: la escritura de casos de uso. El libro tiene un capitulo completo sobre errores cometidos al momento de escribir casos de uso. Pero también encuentro de mucha utilidad volver a leer y a releer los casos de uso que hemos escrito anteriormente. Y leer los casos de uso de nuestros compañeros. Someter los nuestros al escrutinio de nuestros pares y de otros expertos en el área, recibir con respeto las observaciones que nos hacen y discutirlas abiertamente. Leer las guías y listas de chequeos existentes y seguir las indicaciones de las plantillas ayuda profusamente. Para noveles, recomiendo las cinco primeras lecturas fundamentales de mi Gazafatonario IT [13] (Gazafatonario.Blogspot.com).
El artículo que motivó este estudio lo leí hace unos 13 años [14], lo encargo pródigamente. En [12] hay un compendio expedito sobre la cuestión, a manera de enumeración ejecutiva sobre lo malo y lo feo en las prácticas de casos de uso. De la misma forma, en [7] hay unas guías para cometer abusos, por supuesto, debemos usarlas a la inversa. Finalmente, en [15] y en [10] Ellen Gottesdiener identifica algunos patrones de abuso que siguen los equipos de desarrollo a la hora de crear casos de uso; no puede faltar en nuestra biblioteca digital de consulta. Por su parte, en [16] encontramos algunas sugerencias para aplicar durante el entrenamiento de estudiantes y profesionales en el área de Requisitos de Software, específicamente en modelado y especificación de casos de uso.
Y mi última recomendación: ¡Lanzarnos! Es decir, escribir casos de uso.
(Aclaración)
A propósito de todos estos trabajos relacionados que especifico en la sección anterior, cuando hacía la labor de investigación de fondo sobre este tema (paso 2 del método científico), me encontré inexorablemente en Google buscando por los términos “abuse cases” y “misuse cases” y Oh sorpresa mayor cuando me topé con [8] y [9] y el contexto es totalmente distinto al que deseaba: resulta que un caso de abuso (“abuse case”) es una especificación de un tipo de interacción completa entre un sistema y uno o más actores, donde los resultados de la interacción son dañinos para el sistema, para uno de los actores o para uno de los involucrados (stakeholders) en el sistema. Seguí este hilo y encontré todo un sumario que habla de modelos de casos de abuso para hacer análisis de requisitos de seguridad y de casos de uso con intención hostil (hacia los sistemas de software), no sólo en cuanto a la seguridad de las aplicaciones se refiere sino a los demás requisitos “ilidad” (confiabilidad, mantenibilidad, soportabilidad, funcionalidad y otras “ilidades” conocidas).
Así es que me pareció pertinente contarles el cuento por si llegan al punto o por si llegan a necesitar el dato. No es más.
Conclusiones
Errores se cometen en cualquier actividad, incluso he llegado a creer que la propia Naturaleza se equivocó al seleccionarnos como especie dominante durante este período cuaternario de la era Cenozoica, pero ese es otro asunto. Sin embargo, de los errores se aprende y, al parecer, estamos preparados para aprender muy rápido de nuestros propios sofismas. Es por eso que quise traerles este vademécum que espero se convierta en material de consulta regular y que apoye al elemento sorpresa asociado al descubrimiento de que estamos equivocados, para que así podamos formarnos en el difícil oficio de la Ingeniería de Requisitos y afines.
Sin duda, la lista de faltas puede ser mayor, pero lo que hacemos no define quienes somos, lo que nos define es qué tan bien nos levantamos después de caernos; es decir, lo que hacemos después de cometer la infracción. Algunos de estos abusos son más graves que otros, no tanto para nosotros, individuos reemplazables, sino para nuestros receptores principales: los usuarios.
Referencias
Algunas de estas referencias “bibliowebgráficas” ya las he mencionado en cada uno de los casos de abuso. Aquí están todas en conjunto para su consulta:
[1]  P.B. Kruchten, “The 4 + 1 View Model of Architecture,” IEEE Software, pp. 42–50, Nov. 1995. http://ieeexplore.ieee.org/xpl/freeabs_all.jsp?tp=&arnumber=469759&isnumber=9910
[2]   Luis Antonio Salazar Caraballo, “RUP: Fase de Concepción”, Gazafatonario IT,  http://gazafatonarioit.blogspot.com/2007/03/lecturas-fundamentales-8.html, 08 mar. 2007.
[3]  Luis Antonio Salazar Caraballo, “Realización de Casos de Uso: de los Objetos y sus Interacciones”, Gazafatonario IT,  http://gazafatonarioit.blogspot.com/2007/10/lecturas-fundamentales-10-lectura_3046.html, 23 oct. 2006.
[4]  Luis Antonio Salazar Caraballo, “Casos de Uso: Del Todo y de Sus Partes”, Gazafatonario IT,  http://gazafatonarioit.blogspot.com/2006/11/lecturas-fundamentales-3.html, 23 nov. 2006.
[5]  Así conocen al célebre trío de metodólogos que lideraron la creación de RUP y UML: Ivar Jacobson, James Rumbaugh y Grady Booch.
[6]  Luis Antonio Salazar Caraballo, “Casos de Uso: Origen, Especificación y Evolución”, Gazafatonario IT, http://gazafatonarioit.blogspot.com/2006/11/lecturas-fundamentales-2.html, 17 nov. 2006.
[11]Alistair Cockburn, “Writing Effective Use Cases”, Addison-Wesley, 21 Feb. 2000
[17]Real Academia de la Lengua Española. RAE. http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=abuso

domingo, octubre 07, 2012

Casos de Abuso, Parte 12: El Ingeniero de Requisitos es un psíquico


Bueno, esta me la sé también con Analistas, con Diseñadores, con Programadores y hasta con Gerentes de Proyectos. También con usuarios. Cada uno de nosotros piensa que todos los demás en el proyecto están igualmente motivados, que tienen las mismas habilidades, que conocen todo el entorno necesario para entender el sistema. Y No es así. También creemos que los demás piensan como nosotros mismos, que ven el universo como lo vemos nosotros. Y Tampoco es así.
Como receptores de información siempre tenemos un mecanismo infalible: “el qué más.” Como en ¿Qué más debo saber de este proceso? ¿Qué más me puede decir de este modelo? ¿Qué otra cosa esconde este escenario? ¿Quién más necesita esta funcionalidad? ¿En qué otro momento se requiere esta información? Como emisores también debemos estar prestos a brindar toda la información que requiera nuestro interlocutor. ¿Qué más necesita saber? ¿Tiene alguna otra pregunta? ¿Son necesarios más ejemplos? ¿Quiere hablar con alguien más?
Y no me refiero solamente a la comunicación usuario-analista, sino también a la que ocurre al interior del equipo de desarrollo: cuando presentamos los casos de uso, cuando exponemos la arquitectura, cuando mostramos la realización de casos de uso o el modelo de datos y, sobre todo, cuando documentamos el software. Todo esto debemos hacerlo con la premisa de “documentar para el resto”, para el resto de la organización, para el resto del equipo del proyecto, para los usuarios, para los socios de negocios, para los proveedores, incluso para personas ajenas al producto, al proyecto y a la misma compañía, como consultores, expertos del dominio de negocio o técnico y otro tipo de personas. Este es otro de los momentos cuando recomiendo el uso formal de UML y del español (o de algún otro idioma necesario) acorde al público, o sea, terminología del negocio para los usuarios, léxico técnico para los técnicos.
Impacto en la calidad: Medio.
Aquí termina por ahora este análisis, al menos en lo que se refiere a la enumeración de casos de abuso. Volveremos con un capítulo sobre conclusiones y recomendaciones.
Entre tanto, ¿qué otros errores se les ocurren? ¿Qué otros abusos creen que han estado cometiendo ustedes o sus colegas?
No dejen de contarme y lo discutiremos más adelante.

domingo, julio 22, 2012

¿Es maduro tu proceso de Ingeniería de Requisitos?


Hace algún tiempo, cuando me involucré en las iniciativas de mejoramiento de procesos de Intergrupo, las que finalmente condujeron a alcanzar el nivel CMMI 5, entendí que la cultura orgánica tiene su propio proceso natural de supervivencia y éxito y que siempre debía medir cuidadosamente lo que es adicionado y es removido de mi entorno. Por supuesto, siempre he tenido claro cuando ser “interno” o “externo” al proceso.
Fue una época en que puse en práctica algunos de los principios memorables de Deming en Administración: “La mejora de procesos debe ser realizada para mejorar el negocio – No como un objetivo en sí misma”. Y empezaba a pregonar que un proceso debe usar prácticas probadas en la industria, no solo la última moda, lo que escuchamos en la conferencia del día anterior o lo que leímos en el último artículo de la IEEE.
Y lo más importante, difundía a mil voces que debemos ser prácticos, que debemos entregar la información que se necesita, cuando se requiere y en un formato que se pueda usar. Con todo esto en mente, usamos un modelo de madurez típico como CMMI para mejorar nuestros procesos. Y uno de los primeros procesos que optimizamos fue este de la Ingeniería de Requisitos.
Pero ¿cómo saber si tu proceso es lo suficientemente maduro? ¿En la práctica qué significa identificar, documentar y administrar requisitos de software de una manera formal y razonable? Según el SEI (siglas en inglés del Instituto de Ingeniería de Software), autor del modelo CMMI, “los requisitos son manejados y las inconsistencias con los planes de proyecto y los productos de trabajo son identificadas”.
Lo que no dice el SEI en su área de proceso de RM (siglas en inglés de Administración de Requisitos), es que esas inconsistencias deben detectarse a tiempo porque cualquier cambio que involucre requisitos es altamente costoso para el proyecto y para los participantes en el mismo.
Para manejar los requisitos, el SEI recomienda:
·         Entender los requisitos
·         Acordar los requisitos con todos los involucrados
·         Administrar los cambios a los requisitos
·         Mantener una rastreabilidad bidireccional de los requisitos
·         Identificar las inconsistencias entre el trabajo del proyecto y los requisitos
Parece sencillo pero quienes hemos trasegado por los vericuetos de la Ingeniería de Requisitos con casos de uso sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo y, sobre todo, hacerlo bien. Por ejemplo, sin duda es más simple entender y acordar requisitos entre las personas que están más involucradas en le proyecto, como los Analistas y los usuarios que quienes empiezan a llegar a medida que avanza el ciclo de vida, como los programadores o los certificadores.
Manejar los cambios, naturales por demás en un proyecto típico de software, es muchas veces otro dolor de cabeza para los participantes. Hay quienes creen que una solicitud de cambio es algo de menor valía, cuando la experiencia nos ha enseñado que sea cual fuere el momento y la fuente de la solicitud, siempre hay un impacto significativo y hay costos ocultos que solo los experimentados son capaces de descubrir a tiempo.
Por su parte, mantener una trazabilidad adecuada de los requisitos en ambas direcciones, lo que significa tener un mapa desde las necesidades del usuario y características del software, hasta el código ejecutable, pasando por los casos de prueba y otros artefactos importantes, es algo que solo se puede lograr adecuadamente con el uso de herramientas especializadas. En proyectos pequeños es posible que un Excel sirva, pero en algo más elaborado necesitamos de los instrumentos apropiados.
En cualquier caso, estas prácticas recomendadas (y esta es la palabra clave: “recomendadas”), son apenas un primer escaño para alcanzar la tan ansiada madurez en nuestros procesos de Ingeniería de Requisitos. Volveremos sobre ello más adelante.

domingo, abril 15, 2012

Todavía Otro Cuerpo de Conocimiento Más (BABOK 2.0)

El Business Analysis Body of Knowledge (BABOK) es una colección de conocimiento dentro de la profesión del Análisis de Negocio y refleja unas mejores prácticas generalmente aceptadas. Como con otras profesiones, el cuerpo de conocimiento es definido y mejorado por profesionales Analistas de Negocios quienes lo aplican en su trabajo diario. El BABOK  describe las áreas de conocimiento del Análisis de Negocio, sus actividades asociadas y las tareas y habilidades necesarias para ser efectivo en su ejecución.
Como todo cuerpo de conocimiento (PMBOK, SWEBOK, entre otros), el BABOK tiene varias áreas de Conocimiento. Cada una de estas áreas se enfoca en una parte del análisis del negocio. Estas áreas son:
·         Planeación y Monitoreo del Análisis de Negocio
·         Obtención de Requisitos
·         Gestión y Comunicación de Requisitos
·         Análisis Empresarial
·         Análisis de Requisitos
·         Evaluación y Validación de la Solución
·         Competencias Subyacentes 
·         Dinámica de Análisis de Negocios 
Me parece importante anotar que esto no es más que eso, una propuesta de prácticas que funcionan en ciertos contextos, en muchos realmente, pero no es una solución definitiva a todos los posibles escenarios que nos encontramos en la “vida real” del análisis y modelado de negocios en los proyectos actuales.
Cuando se trata de estándares siempre recomiendo darles el beneficio de la duda. Lo primero que debemos hacer es estudiarlo profusamente y entenderlo, apoyándonos en expertos que lo hayan puesto en prácticas en diversas situaciones. A partir de allí, podemos iniciar un proceso de adopción y adaptación. A esto último yo lo llamo “tropicalización”.
Lo adaptamos a nuestras necesidades, a nuestra forma de hacer las cosas, a nuestro presupuesto y economía, a nuestra experiencia (que siempre nos va a faltar), a nuestra idiosincrasia, a nuestra forma de ver el mundo y de interpretarlo, a la agenda tan apretada que tenemos en los proyectos. Esto es importante, porque este tipo de estándares son definidos por organizaciones o grupos de organizaciones que tienen otra filosofía, existen en otras economías (generalmente mejores que las nuestras), la gente que los práctica allá piensa diferente, los proyectos tienen otros presupuestos y otras agendas, los equipos de trabajo son más grandes, tienen más recursos y más experiencia, tienen más expertos, etc.
¿A quiénes les interesa este estándar?
Principalmente a los Analistas del Negocio, pero también a los Ingenieros de Requisitos o Analistas de Requisitos.
“El Analista de Negocios es el responsable de identificar las necesidades de negocios de sus clientes y usuarios interesándose en ayudarlos a determinar las soluciones a sus problemas”.
·         El Analista de Negocios es responsable del:
o    Desarrollo y Administración de Requisitos de sistemas
o    Validación de requisitos para re-ingeniería de Procesos
o    Análisis y recomendación de soluciones de mejora continua
o    Validación y documentación de problemas y oportunidades de negocio
o    Análisis de requisitos Organizacionales u Operacionales
·         Las Soluciones NO son predeterminadas por el Analista- de Negocios- y son manejadas solamente a través del requerimiento de negocios.
·         Las Soluciones frecuentemente incluyen componentes de desarrollo de sistemas- pero pueden también consistir en mejoramiento de procesos o cambios organizacionales.
·         El Analista de Negocios es el facilitador clave dentro de una organización, el cual actúa como puente entre el cliente, el usuario interesado y el equipo de solución.
·         El Análisis de Negocios es distinto al análisis financiero, a la administración de proyectos, al aseguramiento de calidad, al desarrollo organizacional, a la ejecución de pruebas, a la capacitación y al desarrollo de documentación.
Sin embargo dependiendo de la organización, un Analista de Negocios puede ejecutar alguna o todas estas funciones relacionadas.
Estándares Relacionados
Relacionado estrechamente con el BABOK encontramos el SWEBOK (Software Engineering Book of Knowledge), sobre todo en el capítulo 2 que tiene que ver con Ingeniería de Requisitos. Este estándar es soportado por la IEEE.