Buscar en Gazafatonario IT

Mostrando las entradas con la etiqueta Ágiles Colombia. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Ágiles Colombia. Mostrar todas las entradas

martes, agosto 23, 2016

Inceptions, con Jorge Abad



¿Cómo nacen los productos grandiosos? De esos cuyos componentes hacen resonancia entre sí e impactan el 'modus vivendi' de quienes los usan o consumen.

¿Cómo defines su alcance?

¿Cómo estableces el Producto Mínimo Viable - MVP?

¿Cuáles son las distintas técnicas y prácticas ágiles para hacer Inceptions de gran calidad y que motiven al equipo a empezar un trabajo fabuloso?

¿Qué es eso del Elevator Pitch?

¿Y el Product Box?

Además:

El User Story Mapping

+ El plan de entregas

+ El plan de iteraciones

+ Otras técnicas y herramientas que nos ayudan no solo a entender lo que queremos construir (lo que quieren nuestros usuarios o clientes), sino también a lograr consenso entre los miembros del equipo y los interesados en el proyecto y producto o servicio que queremos diseñar y construir.

Estas y algunas otras cuestiones son las que compartí con mi gran amigo Jorge Abad, con ejemplos concretos y prácticos, durante el Webinar del mismo nombre. El video lo pueden encontrar en:



Pueden descargar la presentación de:



Nota:
Este post lo podrás encontrar también en el blog de mi estimado amigo Jorge Abad @Jorge_Abad (Inceptions, con Lucho Salazar)



miércoles, julio 13, 2016

SCRUM CARD GAME – Un juego para experimentar Scrum


SCRUM CARD GAME es un juego simple que permite a los jugadores experimentar el trabajo en sprints de Scrum discutir muchas cuestiones y temas que suceden en la vida real mientras trabajan en un equipo Scrum. La discusión sobre la mesa  de juego será muy cercana a la experiencia real del trabajo en un equipo Scrum. Este juego usualmente se juega durante un entrenamiento o taller. Los participantes ya deben conocer y entender el marco de trabajo Scrum o pueden aprenderlo mientras participan del juego. También puede servir como método para hacer que un equipo experimentado reflexione sobre sus rituales y reglas establecidas de Scrum.

El eje del juego es que cada equipo (de 4 a 6 personas) es un centro de desarrollo competitivo contratado para llevar una nueva aplicación al mercado. El equipo más productivo gana.

Los materiales para el juego incluyen:
  • Un juego de cartas de Historias, Eventos, Problemas y Soluciones. Estas son las cartas de Oportunidad. Estas se encuentran en el manual oficial del juego del que comento más abajo.
  • Dos dados de seis lados (para cada equipo)
  • Rotafolio
  • Marcadores

Podrán imaginar ustedes que los sucesos del juego ocurren durante los sprints, se pueden jugar hasta tres sprints aunque es posible jugar 4 o más. Los sprints son de tres días de duración y durante cada día cada uno de los miembros del equipo trabaja en el sprint. En cada Sprint los equipos realizar Planificación, Revisión y Retrospectiva y durante la ejecución del sprint se experimentan conceptos como impedimentos o bloqueos, definición de Terminado, trabajo, Tablero de tareas, Backlog, entre muchos otros.

Al final del juego es posible hacer un análisis de temas tan importantes para los equipos ágiles como:
  • Esfuerzo planeado versus Real
  • Variaciones en la velocidad
  • Horas Estimadas versus Tamaño (Estimado Original)
  • Riesgos mayores que sucedieron (Técnicos, Personas, Eventos No Planeados)
  • ¿Cuáles son los tipos de riesgos más difíciles de tomar?
  • ¿Podemos proyectar eventos malos?
  • Entre otros

El autor del juego es Timofey Yevgrashyn, un agilista de Europa del Este, Gerente Ágil con experiencia en consultoría, coaching y entrenamiento. Timofey  tiene experiencia en el lanzamiento y liderazgo de transformaciones Ágiles/Lean que conducen a alinear las entregas con los objetivos del negocio. Hasta este año (2016) ha ayudado a más de 50 equipos de más de 10 países y ha completado cerca de 3000 horas de entrenamiento Ágil a más de 4000 personas. ¡Eso es estar en el campo de batalla!

Timofey se basó en su trabajo pragmático y en sus entrenamientos para diseñar este fabuloso juego, además de otros que pueden encontrar en su blog que escribe desde 2009 en lengua Rusa “The Improved Methods” (http://tim.com.ua). Conocí el juego y lo he jugado con algunos equipos mixtos de personas con mediana, poca o ninguna experiencia en Scrum y los resultados han sido grandiosos. Por eso hablé con Tomofey para que trabajáramos juntos en la versión del juego en español y el resultado ya está aquí.

Mientras él termina de implementar un sitio exclusivo para el juego, pueden encontrar la versión en español su sitio actual:

En la sección Переводы. No se preocupen, si no saben ruso, se trata de la sección Translations (Traducciones).

O directamente en: http://bit.ly/ScrumCardGameES

Descarguen el juego con las tarjetas coloridas imprimibles y no dejen de contarme en el foro, más abajo, sus experiencias con el mismo.

miércoles, abril 01, 2015

Sobre Adopción y Transformación

“Todos los modelos son útiles, pero algunos fallan más rápidos que otros.” [Jurgen Appelo]
Me llamó la atención uno de los números del recién salido ‘State of Agile Survey’ de la consultora VersionOne [1]. Se trata de las barreras que encuentran las compañías a la hora de realizar la adopción Ágil. Revisando los tres últimos informes (2012, 2013 y este último correspondiente a 2014), encuentro que los principales obstáculos para adoptar Ágil son:
  1. (Falta de) Habilidad para cambiar la cultura organizacional
  2. Resistencia general al cambio
  3. Intento de introducir elementos ágiles en un framework no ágil
  4. (Falta de) Disponibilidad de personal con las habilidades necesarias
  5. (Falta de) Apoyo de la dirección
Figura 1. Fuente: VersionOne 7th State of Agile Survey 2012. Haga clic en la figura para ampliar.

Mientras que las tres últimas causas que menciono se mantienen en porcentaje más o menos estable, aunque me interesa hablar más delante de la cuarta (falta de personal idóneo), quiero concentrarme en la dramática reducción que hubo en los números de las dos primeras.

Mientras que en 2012 y 2013, el peso de la inhabilidad para cambiar la cultura organizacional fue se mantuvo más o menos constante, 52% y 53%, en 2014 este número descendió a un 44%. Es decir, menos de la mitad de los encuestados dijo que ese es el parapeto más fuerte por derribar a la hora de adoptar métodos y prácticas ágiles en las organizaciones.

Figura 2. Fuente: VersionOne 8th State of Agile Survey 2013. Haga clic en la figura para ampliar.

Algo similar ocurrió con la Resistencia general al cambio, natural por demás en la gran mayoría de las organizaciones y personas. De un 41% y 42% en 2013 y 2013 respectivamente, bajó hasta un 34% este último año. Es una encuesta al fin y al cabo, basada en la percepción y, como esperamos todos, en la experiencia de quienes respondieron las preguntas, entre ellos yo mismo.

Aunque el estudio no presenta ni analiza las causas de esos cambios porcentuales, quisiera especular un poco al respecto. Se trata precisamente de lo que hemos aprendido y experimentado durante los últimos tres años. Hasta principios de esta década, había “una confusión entre adopción y transformación. Tristemente, los agentes de cambio hablaban acerca de adoptar Ágil y no acerca de transformar la cultura de una compañía para que esta soportara la mentalidad ágil” [2] y todo lo que ello significaba. Sahota lo llamó “miopía de los agentes de cambio”. En definitiva, muchas de las fallas en la adopción Ágil radicaban entonces o eran el resultado de no entender la cultura organizacional.
 
Figura 3. Fuente: VersionOne 9th State of Agile Survey 2014. Haga clic en la figura para ampliar.

Pero creo que hemos aprendido que para ser ágiles necesitamos conformar equipos con personas que sean capaces de estar juntas a través del tiempo, que se conviertan en equipos de alto desempeño y que construyan escenarios de confianza con sus usuarios/clientes. Si no lo tienes claro, lo que debes hacer es crear equipos ágiles alrededor de los objetos persistentes en tu organización, es decir, los proyectos. Usa Scrum o Kanban o XP (aunque según el estudio que he citado, eXtreme Programming se usa cada vez menos –menos del 1% de los encuestados dijeron que usaban XP en 2014) o cualquier otro método ágil que permita llevar tu organización a puerto seguro a nivel de equipos.

Tus equipos ágiles deben enfocarse en validar continuamente sus hipótesis y en generar valor lo antes posible. En mi artículo “Cultura ágil: ese oscuro objeto del deseo” decía que esta es la base para formar equipos de alto rendimiento que enfrentan alta incertidumbre, como la presente en los proyectos de software. En estos equipos cambiamos la planificación basada en especialidades por un enfoque en la propagación de conocimientos, de experiencia. Además, en los equipos ágiles invocamos continuamente energías innovadoras para encontrar formas mejores de aumentar la productividad y el entusiasmo de los participantes.

Eso es lo que creo que está pasando. Como dice VersionOne en el estudio, “Ágil está ganando momento” y lo que no dice es que quienes lo estamos haciendo, quienes somos ágiles también. Ágil es algo que eres, ágil es algo que soy.

Una nota final sobre la falta de personal con las habilidades necesarias en Ágil

Aunque ligeramente, fue mayor el porcentaje de encuestados que respondieron a esta barrera en relación con los dos años anteriores, en los que el número fue del 33%. Esta vez, 35%. En este sentido es vital entonces no solo aumentar el entrenamiento sino también mejorarlo. Y valga aquí la pena decir que no es suficiente con obtener certificaciones, sea cual fuere la casa o escuela certificadora. Ya sabemos que en Ágil, sobre todo en Scrum, es extremadamente fácil obtener un certificado de Scrum Master o de Scrum Developer, pero, al igual que el propio marco de trabajo, es considerablemente difícil hacerlo valer en proyectos reales.


El certificado conseguido después de un  Scrum nos asegura que sabemos construir ciudades con piezas del set #6177 de Lego y que hicimos 240 puntos en el Ball Point Game y que quizás nuestro próximo proyecto con Scrum será exitoso, pero nada más. La experiencia es fundamental para una verdadera transformación. Lo menciono porque me sigo encontrando con personas, colegas, amigos y hasta familiares que insisten de manera agotadora en este asunto de la certificación y no en ir directamente al fondo de las cosas: al hacer ágil y al ser ágil.


Ciclo Sensei - Senpai - Kohai


Es necesario que haya más ciclos “sensei – senpai – kohai”[3], para aprovechar el conocimiento y, sobre todo, la experiencia de otros. Es necesario hacer Comunidad, algo que seguimos insistiendo con amigos como Jorge, Wilmar, Leonardo, Carlos, Robinson y Lucho y tantos otros en Ágiles Colombia y Ágiles Latinoamérica, con quienes nos reunimos constantemente. El autoaprendizaje también ayuda. Más allá de todo esto, tener el coraje de decir que necesitamos ayuda, que no podemos hacerlo solos.




Referencias

[1] VersionOne. 9th State of Agile Survey. 2015.

[2] Sahota. Michael. “An Agile Adoption and Transformation Survival Guide: Working with Organizational Culture”. 2012

[3] Ciclo Sensei – Senpai – Kohai, algo que aprendimos en el último #SCRLA15 del amigo Hiroshi y que usáramos en nuestro trabajo sobre Sostenibilidad de la Transformación Organizacional, algo de lo cual les hablaré más adelante. El ciclo se refiere a los estudiantes nuevos (Kohai) aprendiendo de estudiantes más avanzados (Senpai) y estos a su vez aprendiendo y practicando con maestros experimentados (Sensei).

domingo, agosto 31, 2014

Agile Open Eje Cafetero: la innovación con esencia de café


Foto: algunos de los asistentes, al cierre del Agile Open.

Existe un universo más allá de las grandes ciudades en Colombia, una órbita donde un grupo fantástico de estudiantes, jovencitos con ganas desde ya de cambiar la forma de hacer las cosas, apoyados por un grupo de empresarios también muy jóvenes, con ideas frescas que rayan en lo innovador, están decididos no solo a plantar el jardín sino a ser los mejores jardineros del ecosistema ágil mundial. Eso fue lo que encontramos los invitados, facilitadores y asistentes al Primer Agile Open Eje Cafetero, organizado por las Comunidades de Ágiles Colombia Eje Cafetero y Ágiles Colombia.

Lo que sucedió en el Abierto fue un encuentro de micro-culturas, una danza de conocimiento, experiencias y anécdotas compartidas, que se entretejieron en un escenario de networking entre quienes concurrieron solícitos a la convocatoria. Hubo conferencias, talleres, tutoriales, encuentros fortuitos en los pasillos del centro de convenciones, conversatorios y juegos ágiles, entre otros sabores y formatos de reunión. Los temas clásicos estuvieron a la orden del día:

Foto: Raúl, Natasha, Claudia, Yamit, Cristian, Luis, Julián, Jorge, Pablo, Andrés, Carlos, Robinson. Solo algunos de los facilitadores del Agile Open. También estuvieron Ana, Juliana y otros.

En total, fueron más de 40 sesiones ricas en información, rutinas, discusiones, conclusiones e ideas innovadoras que se llevaron los más de 200 asistentes a la cita. Quienes participamos de la reunión, sabemos que la innovación envuelve más que grandes ideas. Sabemos que hay que tener fe, trabajar duro y enfocarse en la meta que queremos alcanzar. Con esto sobre nuestras cabezas, estamos seguros que la mayor o menor visión de innovadores que tenemos en la Comunidad persistirá aún más allá de los muros de contención que representan el sinnúmero de obstáculos en el camino hacia el éxito.

Mientras facilitaba algunas sesiones con Jorge, observaba como los asistentes a los distintos conversatorios y talleres se deshacían de sus inhibiciones, autoimpuestas por demás. ¡Este fue otro logro de la reunión! Bien sabemos que bajo el hechizo de la inhibición, nos sentimos limitados y estancados, y liberarnos de estas limitaciones creadas por la mente, mediante la eliminación de supuestos y restricciones, es una tarea que a veces no podemos hacer solos. Nuestra meta como facilitadores fue motivar a todas las personas que nos siguieron a través de los distintos auditorios, a “pensar fuera de la caja”. Tratamos de animarlos a abrirse a nuevas ideas y soluciones sin establecer limitación de creencias antepuestas. Después de todo, la innovación es más acerca de la psicología que de la inteligencia y el conocimiento.

También pude percibir que muchos otros asistentes sintieron Curiosidad. Otra vez la innovación estaba presente. Muchos innovadores tratamos de ser simplemente personas curiosas e inquisitivas y nos gusta resolver problemas, practicamos la observación de las cosas de manera diferente. Así fue como, atendiendo a sesiones de su predilección, los asistentes al Abierto se comieron un elefante en vez de aprender a elaborar un Story Mapping, bañaron un ayé ayé y a un cocodrilo en vez de formarse en estimación ágil de proyectos, hicieron teatro y jugaron en vez de aprender Scrum, escribieron en un árbol en vez de hacerlo en tabletas o portátiles de última tecnología. ¡El ambiente era de fábula! Quizás sea por eso que la próxima vez que cualquiera de quienes estuvimos allí, veamos la solución a un problema, seguramente nos preguntaremos: “¿cuáles son algunas formas alternativas para hacer esto?”. Haremos muchas preguntas y desafiaremos las normas o los métodos existentes. ¡Qué felicidad!

En mi recorrido por los distintos espacios de entrenamiento, tuve la ligera pero absoluta esperanza de que algunos muchos trataban de encontrar, o de aprender a encontrar, patrones y con estos creaban combinaciones. Otro síntoma de innovación. Hace mucho tiempo aprendí que las ideas vienen de otras ideas. ¿Sabías que Edison no fue quien inventó la bombilla? Él fue el primero en construir un filamento de carbono viable dentro de una ampolla de vidrio, que hace que las bombillas duren más. ¡Genial! Durante los variados cónclaves en la ciudad milagro de Colombia, aumentamos nuestra exposición a nuevas ideas, buscamos patrones y vimos cómo se pueden combinar ideas para mejorar las soluciones existentes.

Foto: Gregorio, Mauricio, Pablo, Natalia, Alejandro, Diana y algunos de los voluntarios que hicieron posible el Open Space.

Al cierre todos sentíamos que habíamos cambiado algo de nuestras vidas, quienes lideramos el evento sentimos que tocamos aunque fuese de manera infinitesimal el espíritu de muchas personas. Pero quienes se llevaron todos los elogios fueron este equipo de muchachos que organizaron con lujo de detalles esta fiesta del discernimiento y la interacción: Gregorio, Mauricio, Pablo, Natalia, Alejandro, Diana y todos sus amigos, se merecen mis (nuestras) felicitaciones.

Estamos seguros que la audiencia salió esa tarde de sábado con ideas disruptivas, sintiéndose inspirados y motivados a ir más allá de lo que es posible, pero ustedes muchachos de Agiles Eje Cafetero, la tarea que emprendieron es memorable y emocionante… Adelante con ello y ¡cuenten con nosotros!

Adenda

Tiene razón Tobias, ¡que delicia es sentirse de nuevo como en el patio de la escuela!

Más fotos del evento, por Luis y algunos de los miembros del equipo organizador, las encuentran en la página de Facebook de Ágiles Colombia, haciendo clic aquí y en la página de Agiles Eje Cafetero.

Lo que viene

Sigue el Agile Open Bucaramanga en septiembre y más tarde, del 23 al 25 de octubre, en Medellín, Las VII Jornadas Latinoamericanas de Metodologías Ágiles, con una súper nómina de lujo y la presencia de los principales exponentes del enfoque ágil en Iberoamérica. ¡Los esperamos a todos!


domingo, marzo 30, 2014

Lanzamiento de Agiles 2014: “Lo mítico, lo estético, lo simbólico”

La imagen es de Jorge Johnson.
La imagen es de Jorge Johnson.
El 27 de marzo ocurrió un hecho histórico para quienes hacemos parte del ecosistema ágil, se trata del lanzamiento de las 7as jornadas latinoamericanas de metodologías ágiles, Ágiles 2014.
En la Universidad EAFIT de Medellín nos reunimos representantes de la Industria, de la Academia, de las organizaciones sin ánimo de lucro del sector productivo (de software) y los entusiastas de las metodologías ágiles, miembros de la Comunidad Ágiles Colombia. En el ciberespacio, nos acompañaban desde distintos puntos, participantes de las distintas comunidades latinoamericanas con quienes llevamos adelante este proyecto.
Bajo el lema de “Sea protagonista del cambio en el mundo del trabajo”, Luis Mulato, presidente de la Conferencia, nos empezaba explicando cómo “narradores, protagonistas y testigos de historias de cambio nos han transmitido sus vivencias y ahora somos responsables de difundir su legado: Sí podemos cambiar el mundo”.
Me vino a la mente aquel fabuloso ensayo de Tobias Mayer en su libro The People’s Scrum, donde relata una imagen, la de “una oficina donde reina la risa y la pasión. Donde todos, inspirados por un espíritu de camaradería, habitados por un clima de entusiasmo, propósito común y esperanza, trabajan en un ambiente que fomenta la escucha, la comunicación abierta y la colaboración a mansalva.” Tobias se refería a un ambiente parecido al de una plaza o al del patio de la escuela, “donde la innovación y las ideas disruptivas eran una parte natural de cada interacción”.
Mulato nos contó la historia de Ágiles, desde la Pampa argentina hasta el café colombiano, hoy, y nos explicó como nuestra visión es la de “fortalecer a Colombia como un país comprometido con el uso de metodologías ágiles e integrar a la región, expandiendo los conocimientos y experiencias de las comunidades predecesoras en Centroamérica y México.”
La imagen es de Claudia Sandoval.
La imagen es de Claudia Sandoval.

Nos mostró cómo personalidades de la talla de Mary y Tom Poppendieck, Janeth Gregory y Jurgen Appelo, James Patton y Diana Larsen, entre otros, han participado en ediciones anteriores y que esperábamos contar con reconocidos expertos de la misma talla que ellos. Y hablamos de los beneficios de que la industria se sumara a la Conferencia:
  • Conocer las tendencias
  • Conocer experiencias en el medio
  • Ver la aplicabilidad del modelo
  • Compartir los resultados
  • Experimentar la felicidad de las personas
  • Percibir y dejarse contagiar de la energía renovadora que trae la cultura ágil, volver a amar los lunes en la oficina

Después, un momento especial, bueno, una suma de momentos, las charlas ignite, las conferencias relámpago, donde en solo 5 minutos, con 20 diapositivas que avanzan automáticamente, diversos conferencistas nos deleitaron con temas tan diversos como las de Jorge Johnson con sus “Girasoles, falanges y estimación relativa” en la que nos decía que todos somos geómetras y que nuestro cerebro “necesita buscar una cohesión o patrón geométrico”, nos habló de la filotaxis, naturaleza autoorganizada y la proporción dorada y cómo todo esto tiene relación con la estimación de proyectos ágiles de software. Al final, nos lanzó su hipótesis, la está estudiando a fondo me dijo, obteniendo las bases teóricas: “Nuestro cerebro tiene grandes habilidades para hacer estimación relativa con la secuencia Fibonacci.” Siendo fan de la archipopular progresión, yo no lo dudo. Esperaremos con ansias los resultados de su investigación.
Jaime García nos habló de la necesidad de un “Agilector 4000” en su “Selección Ágil de la Tecnología” y nos dejó a todos con la expectativa hasta octubre, fecha en la que ocurrirá el evento. Adrian Moya nos habló de “Desarrollo Guiado por Comportamiento” o BDD. Entre otros. La lista completa de participantes y temas y presentaciones la pueden encontrar aquí. Desde el exterior, vía Internet, nos acompañaron Diego Fontdevila con su “Arquitecturas y Organizaciones”, Martín Salias con su “Como escala la naturaleza” y Ricardo Colusso, entrevistando a Carlos Churba sobre “Principios para Estimular la Creatividad”. Al final, Verónica Vera nos deleitó con su “Futuro netamente humano”. En ese instante, el ambiente era mágico y quienes fuimos artífices y probablemente los participantes de esta fiesta de apertura nos dejamos contagiar de la felicidad, esa que tanto hemos vuelto a buscar y que estamos encontrando vía la cultura ágil.
En el cierre de la velada hablé de cómo es que seguimos viviendo en un momento histórico, pleno de ciencia y tecnología, pero también lleno de dilemas y conflictos humanos. Mientras lo decía, pensaba de nuevo en ese ensayo de Tobias, en su imagen renovada de la oficina del futuro, y en el mecanismo que teníamos para lograrlo. Tobias dice que “ese mecanismo no se llama Scrum. No hay framework, proceso o metodología que por sí solo permita alcanzar esta visión.” Más adelante expone finalmente que “hay solo una persona, un método, una cosa que puede hacer realidad esta visión. .” Por eso el gran reto, dije entonces, el nuestro, es que junto al cálculo y a la técnica, junto al método y a la teoría, hagamos convivir lo mítico, lo estético, lo simbólico.”
¡Nos vemos en octubre!